Gente de Hollywood. Robert Z. Leonard en doble sesión: Desconfianza + La rebelde

 

En Espacio de cine: https://www.elcorteingles.es/cine/revista/doble-sesion-la-rebelde-1948-desconfianza-1946

A la venta: https://www.elcorteingles.es/cine/pelicula/pack-la-rebelde-desconfianza-los-imprescindibles-robert-z-leonard-dvd-001025941247592

00125941247592____1__1000x1000

Extractos del libreto interior:

(…)Desconfianza no es un melodrama. Quiero decir, no es solo un melodrama: es uno de la MGM, que es una forma peculiar del mismo. La MGM, con sus “más estrellas que en el cielo” simbolizó en múltiples sentidos Hollywood. La burbuja, como define Mark Cousins en su documental La historia del cine: una Odisea.

Eran papel couché transmutado en celuloide, fabricado a medida, manufacturado para que el denominador común al cual se dirigían las películas, el gran público se viera envuelto en conflictos psicológicos y pasionales, tortuosos y sórdidos de un mundo que entreveían más allá del oropel en estos relatos sobre ricos desdichados. Películas que abrazaban lo camp en un sentido incontaminado, tal y como lo definía Susan Sontag: «Lo camp es una cierta manera de esteticismo, una manera de mirar al mundo como fenómeno estético. No se establece en términos de belleza sino de grado de artificio».

Dice Susan Sontag también que «hay que distinguir entre lo camp ingenuo y lo deliberado (el puro es siempre ingenuo). Los ejemplos puros de camp son involuntarios. Lo camp puro no es paródico, lo “campy” sí». La mayoría de los melodrama del Hollywood del periodo clásico (o romántico, usando de nuevo terminología de Mark Cousins) y en especial los de la MGM son perfectos artefactos de camp ingenuo. No hay nada deliberado ni autoconsciente, tal vez por ello están de algún modo prevenidos contra el envejecimiento: ya nacieron así.(…)

Uno de los elementos basales del cine de Hollywood hasta las turbulencias industriales (y socio-ideológicas) de la década de los 60, fue el regreso al orden establecido. Todo podía tambalearse, todo podía corromperse o verse amenazado pero al final prevalecía lo inmutable. A veces quedaba iluminado como solución catártica, a veces oscurecido por lo vivido-visto anteriormente.

La rebelde, que es un ejemplo de estrenos del mes para la temporada de 1948, se resuelve en estos términos. Parte de un best seller de  John Phillips Marquand, autor de las novelas populares de Mr. Moto, que sin duda tiene piezas mejores que esta “B.F.’s Daughter” en el original. Por ejemplo “The Late George Apley”, una novela de observación, satírica, de costumbres que al modo de Evelyn Waugh o Stella Gibbons relataba el microcosmos de la clase media-alta bostoniana. Esta había sido adaptada en 1947 por Joseph L. Mankiewicz, y estrenada en España como El mundo de George Apley, con Ronald Colman como un anacrónico patriarca arrollado por la modernidad que representan las relaciones amorosas de sus hijos.

Un año después, la MGM traslada “B.F.’s Daughter” a la pantalla con un reparto esplendido que reunía a Barbara Stanwick y Van Heflin como matrimonio de diferente extracción social e ideológica, y a Charles Coburn como patriarca y self-made-man americano.(…)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s