Dibujado así: Lawrence Tierney Noir

00125940823344000_1__1000x1000

A la venta: http://www.dvdgo.com/dvd-pack-lawrence-tierney-el-idolo-de-tarantino-dvd/2509418

http://www.elcorteingles.es/cine/pelicula/pack-lawrence-tierney-el-idolo-de-tarantino-varios-dvd-001025940823344

Extracto del libreto interior: 

*“- Hay dos maneras de hacer la cosas: la mía o la puta calle”. Escrita por Quentin Tarantino para Reservoir Dogs en 1992, esa línea de diálogo parecía condensar la persona de Lawrence Tierney, su versión dentro de la pantalla… y también la de fuera. Tuvieron que esperar casi cincuenta años para pronunciar esta y algunas otras de sus más memorable frases. Tarantino, el cineasta-fan definitivo, el enciclopedista del cine popular, quería tener a Tierney en su primera película, quería homenajearlo y descubrirlo para el espectador contemporáneo. No sabía lo que le esperaba.

Tierney era una tormenta humana, un tipo proteico y legendario que en los años 50  había tenido una trifulca de bar con otro de los miembros del reparto, el excriminal, exconvicto y formidable escrito noir, Edward Bunker. Afortunadamente Tierney no se acordaba, aunque Bunker se cuidó de guardar las distancias. Buena parte del resto de los actores, y el propio director, no tuvieron tanta suerte y fueron víctimas de aquella personalidad fuera de tiempo, babilónica.

En Reservoir Dogs, Lawrence Tierney  encarnaba a un viejo criminal con un plan, una presencia del pasado. Con su cabeza afeitada, sus pequeños ojos maliciosos y su físico macizo, era todavía capaz de tensar toda una sala llena de brillantes actores. Tierney, por su parte, no era un gran actor, casi no era ni siquiera un bueno, pero tenía la presencia. Y eso era lo que los estudios buscaban cuando lo promocionaron a estrella de la serie B criminal en los últimos 40, y eso era, también, lo que Tarantino quería.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En Reservoir Dogs, el intérprete no es solo su forma presente, esa imagen compacta y envejecida, sino una memoria, un eco. Lawrence Tierney, por sí mismo, aporta a la película de Tarantino una ligazón con la serie B del periodo clásico, con el cine pulp del pasado retomado desde el presente de inicios de los 90 de modo análogo a como actúa la otra presencia totémica, Edward Bunker como Mr. Blue. Quentin Tarantino mezcla, así, las referencias al cine hongkonés, en especial City on Fire (Ringo  Lam, 1987) y al polar sobre las cuales había trabajado como base estilística con los elementos puramente norteamericanos que aportaba el reparto. Tierney y Bunker ofrecían, entonces, una autenticidad insólita, casi un aspecto documental dentro de una película enormemente estilizada, incluso cerebral; pero al tiempo eran el cine de serie B y la narrativa pulp más visceral.

Pero si en el caso del novelista su concurso era casi anecdótico, en el de Lawrence Tierney suponía rendirle uno de sus mejores personajes. Joe Cabot, su personaje en Reservoir Dogs era una especulación cinéfila: como si uno de los matones, psicópatas y gangsters vocacionales que había interpretado en su buena época hubiese sobrevivido y buscase un último gran golpe para resarcirse. A través suyo se establecía un diálogo entre las edades del noir de bajo presupuesto.

La película que fascinaba a Quentin Tarantino era Amenaza diabólica. En ella, Tierney era un criminal que para pasar desapercibido tras un asalto decidía huir haciendo autostop. Era el miedo casi abstracto, un cautionary tale encarnado en tipo trajeado, guapo y canallesco. En sus mejores papeles, como Dillinger, enemigo público nº 1 (Dillinger, Max Nosseck, 1945), la propia Amenaza diabólica, Nacido para matar o The Hoodlum (Max Nosseck, 1951), Lawrence Tierney era un villano integral, irredimible, perverso con delectación, malvado sin excusas. Y como le dice Claire Trevor, su partner in crime en  Nacido para matar, hay algo en él que incita a los demás al mal, que desnivela la balanza interior.*

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s