Timador enamorado: Nadie vive para siempre. Los Imprescindibles. ECI

A la venta: http://www.elcorteingles.es/cine/pelicula/nadie-vive-para-siempre-los-imprescindibles-1946-jean-negulesco-dvd-001025940823054

En Espacio de Cine: http://www.elcorteingles.es/cine/revista/nadie-vive-para-siempre-1946

00125940823054____1__1000x1000

Extracto del libreto interior:

3. Epifanía en noir

Jean Negulesco, hizo fortuna tanto en el melodrama como en el noir a lo largo de la década de los 40 con un ciclo protagonizado por la pareja Sydney Greenstreet y Peter Lorre en títulos como La máscara de Dimitros (The Mask of Dimitrios, 1944), según la novela de Eric Ambler, o el curioso fantanoir, Tres extraños (Three Strangers, 1946) del que recupera a Geraldine Fitzgerald y sobre el cual tuve la oportunidad de hablar extensamente, al igual que sobre el trabajo de Negulesco dentro del género, en la edición del film dentro de la colección Cineclub.

Nadie vive para siempre  parece una encrucijada entre ambos géneros, como si Negulesco, al igual que había hecho con el fantástico y el noir en la mencionada Tres extraños, testase la mezlca, probando las diferentes coloraciones que los ingredientes producían sobre ese género líquido que es el noir. Aquí las probaturas son modestas, muy controladas, e incluso incorporan inopinados elementos de comedia. Los resultados, ni la audacia, están lejos de las formas más extremas de ambos géneros, al contrario que la crispada El parador del camino (Road House, 1948), historia de una cruenta rivalidad masculina, entre Cornel Wilde y Richard Widmark, por una cantante llena de pasado a la cual encarna la genial Ida Lupino y la cual, precisamente, toca los bordes más delirantes y afilados de ambos.

La puesta en escena, como casi por sistema en Negulesco, es elegante y atmosférica, sedosa pero contrastada entre la luminosidad de la historia de amor, cubierta por un velo de ficción y manipulación de Blake y Gladys, y la brumosa nocturnidad del mundo de las grietas donde se ocultan los asociados de Blake. Una contraposición entre el suave melodrama romántico y la entraña noir planteada sobre el papel.

El momento clave, esa secuencia entorno a lo que todo gravita en realidad, el corazón del asunto de Nadie vive para siempre no se encuentra en sus momentos noir, ni en el desarrollo de su trama de estafas y criminales venidos a menos; la mayor de las intensidades surge de la calma, como si Nick Blake, de pronto, se parase en su propia vida y se diese cuenta de quien es y de quien no quiere ser.

Una visita luminosa, sobrenatural en su inmaculada belleza, a una misión española en las afueras de Los Angeles es el escenario de la epifanía: la guerra, pues Blake es un ex –combatiente no solo pasó en su cuerpo, también en su moral y su modo de estar en el mundo. Un experiencia trascendental que el espacio de paz de la misión y la compañía mundana de Gladys Halvorsen (Geraldine Fitzgerald), activan.

Al igual que otras películas negras del ciclo de posguerra, Nadie vive para siempre, narra la búsqueda de una identidad, el reacomodo en la realidad circundante; pero al contrario de la mayoría esta no se plantea en términos paranoicos, sino de redención. Como otros tantos exsoldados metidos en problemas que pueblan el nacimiento y codificación del relato noir, Blake busca, básicamente, una sanación, solo que él no lo sabe hasta que se la encuentra justo delante.

Nadie vive para siempre termina por ser una historia de amor, muy poco melodramático, madura, de segunda oportunidad para ambos enamorados, rodeada de una trama noir y una serie de personajes secundarios que hablan sobre como el cine negro es un submundo de rostros. Una historia, además, que no termina en un nota dulzona, sino de duda realista, de impasse tras los acontecimientos violentos que la vertebran”

nobody_lives_forever_xlg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s