Nitrato de pulp: Richard Fleischer Noir

 

00125940822742____1__1000x1000

A la venta: http://www.moviesdistribucion.com/todo/ficha/?Richard+Fleischer+%3A+Noir

Extracto del libreto

* Serie B (-)

La Serie B está rodeada de un romanticismo que en la realidad práctica no corresponde. Hay una mitificación del periodo que nos hace pensar de inmediato en que todo es atmósfera ensoñada como Detour, afilado claroscuro como los trabajos de Anthony Mann o realismo desesperado como El demonio de las armas. Pero esas son las rarezas, las piezas extrañas y de formas singualres que no terminaban de encajar en el puzle de producción de los estudios. La Serie B, en realidad, se parece más a Bodyguard o Acusado de traición que a ninguna otra cosa. Quizás por ello la idea que se tiene del Richard Fleischer de los años B en RKO sea la instaurada por Testigo accidental, su obra maestra del ciclo. Pero esa es otra pieza rara. El grueso de su producción anterior, cuatro películas en apenas dos años –a las cuales sumar la independiente Trapped, otro thriller-, ofrece la definición ¡de la Serie B como estilo y modo de producción.

Son películas inmediatas, efímeras como un cómic o una revista pulp, cuya vida no está prevista más allá del programa doble o la sesión de complemento. Son, industrialmente hablando, subproductos, los restos del Sistema confeccionados para adoptar un formato vendible: para aprovechar las sobras. Son, decía, versiones en imagen real de los magazines de consumo donde la treintena de páginas equivalen a la hora de metraje. En ellas no hay tiempo que perder en presentaciones, psicologías o elaboraciones. Todo es narración directa y vertiginosa; todo está basado en la velocidad: el método de producción y la narrativa.

En cierto modo, con el correr de los años cuarenta y en especial tras la eclosión de la posguerra, la Serie B, principalmente el thriller/noir y el western, luego la ciencia-ficción, irían ocupando poco a poco el lugar de las revistas pulp que, a su vez, endurecerían sus contenidos para enfocarse a mercados underground. La películas de Richard Fleischer aquí representadas son piezas de pulp cinematográfico puro, sin contaminar por intenciones artísticas, ni mayores ambiciones que las de completar el producto en tiempo y forma –excepción hecha de Testigo accidental, donde Fleischer se dio cuenta de que el material que manejaba era superior a la media- y pasar al siguiente encargo. Como los escritores del pulp, los directores de la Serie B trabajaban sin margen para la corrección, su cine está lleno de erratas y de urgencia; tiene, en ese sentido, un algo de visceral que es lo que hoy nos continúa fascinando. Como se trabajaba en el abismo, en la inmediatez, y no había tiempo ni espacio para volver atrás el cálculo y la frialdad están fuera de la ecuación de los pulp/lo B. Por ello mismo la mayoría es intrascendencia, usar y tirar; por ello mismo, también, nunca se sabe cuando arderá la chispa, cuando una combinación momentánea de elementos producirá una obra de genio. El arte barato basa su pervivencia en lo inesperado, en la pasión del explorador que busca entre la pirita, el oro verdadero. *

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s