Premios al gusto: FICX 50. Palmarés

Publicado en La Nueva España (26/11/2012)

978-E-Momoiro-Sorawo

No me gustan los premios. Ni siquiera me gustan los deportes en los cuales se gana por la puntuación de un jurado, no por haber llegado antes o haber marcado más goles. «Mi musa no es ningún caballo y no participo en ninguna carrera» como escribió Nick Cave.

Tampoco pienso que sean un mal menor; son un mal mayor. Alimentan ese combustible absurdo que es la polémica. Y al mismo tiempo me parecen indiscutibles, es decir que no tiene objeto el discutirlos. Son una decisión tomada por una serie de particulares de acuerdo a su experiencia, su formación, su educación y algo tan rotundo hayuta-ve-berl-epilogue-yosef-carmon-in-una-scena-tratta-dal-film-249766como su gusto. «-¿Oye porqué habéis premiado esta película?» «-Porque nos gustó». Fin de la conversación.

Así que, desde mi experiencia, formación, educación y desde mi gusto, el ganador de todas las polémicas, no hubiese dado ni uno de los premios de la sección oficial tal y como han sido otorgados. Mis favoritas, «Approved for Adoption», «Mejor no hablar de ciertas cosas» y, sobre cualquiera, la luminosa «Gimme the Loot», se han quedado sin nada.

«About the Pink Sky» ganó por tres gustos a dos. Podía haber sido peor, podía haber ganado, que se yo, el ejercicio narcisista de «Beyond the Hills» o la discursiva y chantajista «Epilogue». Bueno, en realidad la primera se lleva el Premio especial del Jurado y la segunda al Mejor Actor, para el anciano Yosef Carmon, y al Mejor Guión para su también director Amir Manor. Que el guión sea una sucesión de personajes utilitarios y que dedique todo su tercio final a explicarse en voz alta para todos los que antes no estaban atendiendo, dejando claro que es un film con un mensaje importante que dar y que todo el mundo tiene que escucharlo, tan solo parece ser un pega menor. Veis, ya está la polémica.74480

En todo caso la película de Kobayashii resulta una curiosa metáfora de la propia sección oficial: le sobra metraje. Tiene un montón de buenas intenciones, aciertos parciales y, en general, modestia. Aunque no le falten los ramalazos «arty» irritantes. Es también la obra de un novato, con lo cual experimenta lo justo y se agarra a fórmulas establecidas.

Golshifteh Farahani, bella como un incendio, se lleva la distinción como Mejor Actriz por «The Patience Stone». No parece descabellado, la suya es lo que canónicamente se considera una gran actuación. Lo que pasa es que de vez en cuando hay que revisar el canon. Personalmente prefiero la apropiación «mangaka» de Ai Ikeda, la Izumi de «About the Pink Sky» o la complicidad de Tashiana Washington y Ty Hikson en «Gimme the Loot».

Lee Sang-Woo prorrogaba al final de sus sesiones la confusión entre la humorada grotesca y el convencimiento sin matices de su «Barbie», esperando al salir de la sala para dar las gracias al personal. Está orgulloso de ser un niño terrible, se lo trabaja. Y el trabajo ennoblece al hombre y da frutos. A él le dio un premio al Mejor Director. Para mí como si se lo hubiesen quitado de las manos a Javier Andrade. No hay pose en «Mejor no hablar de ciertas cosas». Las insuficiencias son corregidas a base de energía y convencimiento en lo que cuenta. Lo mismo sirve para el trabajo equívocamente improvisado de Adam Leon en, otra vez, «Gimme the Loot». Ellos dejan los mejores recursos, las personalizaciones más interesantes del lenguaje prácticamente único que la sección ha presentado a lo largo, muy largo, de sus dieciséis películas.

M8-504294165--647x270

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s