Ecos de la guerra pasada: Children of Sarajevo (FICX 50, día 5)

Publicada orginalmente en La Nueva España (21/11/2012)

children-of-sarajevo-2012

Lo mejor de «Children of Sarajevo» no se ve, solo se oye. Está esparcido en su muy elaborada banda de sonido, una cotidianeidad amplificada, extraña, que retumba como el eco del pasado a lo largo de un metraje asfixiante, por hermético.

Es la guerra que se ha quedado atrapada y que todo lo cubre como un velo de tristeza. Rahima, la joven protagonista, es una hija de aquella puñalada infectada en mitad de Europa, enfrentada ahora a otra realidad en crisis. Una prolongación de la misma guerra por otros medios. Su día a día consiste en sobrevivir con un trabajo mal pagado e intentar enderezar a su hermano menor, un adolescente que coquetea con la violencia.

Más que seria, «Children of Sarajevo» es grave, circunspecta. Muy consciente además de su gravedad. Lo que pasa es que el tema no es la película. Es decir que contar cosas muy series de un modo muy serio no convierte de forma automática a una película en buena. Tampoco reflejar la realidad sin clemencia. Como cantaba Bob Dylan en «Subterranean Homesick Blues», no necesitas al hombre del tiempo para saber por donde sopla el viento.Children-of-Sarajevo

La película de Aida Begic termina por resultar tan interesante como contemplar una pared sin poseer rayos x en los ojos: no podemos ver que hay al otro lado. Nos quedamos en las idas y venidas de Rahima, acosada por una cámara al hombro en largos planos secuencia, que en su formulación invasiva y mareante, esquivan la necesidad de componer el encuadre y convierten los fondos y todo lo que rodea a la protagonista en una masa difuminada. Un monocorde estilo sintácticamente puntuado por imágenes de archivo de la Guerra de los Balcanes y roto en su final por la aparición de una enigmática secuencia onírica, esta vez fotografiada con toda definición.

En cierto modo una forma de revisar el pasado enfocada al mercado internacional, festivalero, frente a un cine popular, de consumo interno por lo tanto, que se acerca a la Guerra desde la comedia verbenera, brutalmente irónica y de sinceridad descarada.

childrenofsarajevo_02Para lo que si resulta interesante la película es para comprobar una tendencia y para ratificar una forma peligrosamente única de este cine de los márgenes que propone el Festival en su sección oficial. Pesimismo y oscuridad en el plano moral, aunque aquí el final parezca abierto a cierta esperanza con la reunión de los hermanos, por fin abandonados por una cámara que se queda quieta mientras ellos desaparecen progresivamente. Y en lo formal un cine de acoso al cuerpo del actor/personaje, pero prefiriendo las espaldas a esos mapas humanos que son los rostros, un cine de simplificación en la construcción del espacio, del encuadre.

Un lenguaje quizás producto de los nuevos equipos de filmación, quizás de la estandarización del mercado, quizás del pensamiento de que esa es la manera correcta de mostrar los temas serios. Quizás. En todo caso la sensación después de ya un buen puñado de películas es la de una cansina homogeneidad, una alarmante falta de creatividad y una total ausencia de verdadera personalidad. Cine de patronaje.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s