Una confesión melancólica: Couleur de peau: Miel (FICX 50, día 4)

Publicado en La Nueva España (20/11/2012)

couleur%20de%20peau%20miel%20affiche%20france

Ayer decía sobre «Gimme the Loot» que quizás no se viese nada mejor. Rectifico. «Approved for adoption», adaptación del extraordinario tebeo «Piel color miel», le discute a la película de Adam Leon la categoría.

Lo hace gracias a una emoción verdadera que reclamaba al escribir sobre la israelí «Epilogue», aunque también el presente film belga roce lo impúdico y el exceso sentimental durante su cierre. Se le disculpa, porque el tono confesional de Jung, autor del tebeo de origen, es confesional, de esa sinceridad que aunque se ponga demasiado lírica no deja de ser sinceridad.

«Piel color de miel», editado en España por Rosell en 2008, es una autobiografía agridulce, el recuerdo de un niño coreano, hijo de los estragos de la guerra civil, adoptado por una familia belga a principios de los 70, cuando la llegada de estos niños se volvió habitual en el país. El tebeo combinaba la sencillez del dibujo y lo directo de la emoción con una gran sofisticación formal y estructural que hilaba la Couleur-de-peau-miel-1historia de acuerdo a una corriente desordenada de pensamientos, recuerdos y fantasías.

«Approved for adoption», la película, responde a la misma inquietud, no conformándose con ser una ilustración del excelente texto de origen, sino una reelaboración del mismo de acuerdo a los recursos expresivos de un medio diferente. Algo que no demasiadas adaptaciones comiqueras recuerdan. Jung y su co-director Laurente Boileau plantean una interacción de documental, imágenes de archivo, grabaciones familiares, ilustración y animación digital que da una nueva dimensión complementaria a «Piel color miel».

Tournag-Couleur-de-Peau-Mie La estructura de la película resulta entonces tan sofisticada como la del tebeo, al integrar la pura adaptación de este con una reflexión sobre el mismo, al tiempo introspectiva y sentimental. El cine, con sus variadas posibilidades de representación y la ilusión que proporciona el montaje, resulta un medio especialmente sugerente a la hora de manipular el delicado tejido de la memoria: reescrita, documentada, fantaseada…

Más cercano a Chris Marker de lo que pueda parecer, el film supone así una melancólica búsqueda de la identidad enfrentada al abismo de la no-pertenencia. Arquitectura de la personalidad realizada a base de fragmentos, olvidos, préstamos y certezas que iguala lo real, en el sentido más físico, con lo intangible: el recuerdo, que como experiencia propia e íntima, es tan real como lo anterior. Y todo en 75 minutos.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s